imagen- blog- INADEE

 

El trabajo en equipo. Un modo no una moda

¿Ahora es todo trabajo en equipo? ¿El trabajo individual ya es cosa del pasado? ¿En la escuela, en el club, en la empresa... Por todos lados trabajo en equipo?

Personalmente diría que no, que aún asistimos a la presencia de numerosas tareas que pueden ser realizadas individualmente y que no precisan de la constitución de equipos para llevarlas a cabo. Pensemos, por ejemplo, en la limpieza de los vidrios de una oficina. ¿Uno sostiene el balde, otro pasa la esponja, otro distinto seca? Bromas al margen, aún restan vivas actividades que pueden ser ejecutadas sin mayores inconvenientes por una persona sola.

Como expresa Héctor Fainstein debemos concebir al trabajo en equipo no como una moda, sino como un modo eficaz de hacer las cosas. No resulta serio que un empresario llegue el lunes a su fábrica y les diga a sus empleados: "¡Desde hoy acá se trabaja en equipo!" solamente porque el domingo en la quinta de fin de semana de un amigo éste le haya dicho que él aplica el "team work" en su establecimiento. O porque haya leído acerca de las bondades de este tipo de formaciones en la revista de management de turno. De modas ya estamos saturados. El trabajo en equipo puede practicarse únicamente a partir de una profunda convicción en el mismo y del contagio de dicha convicción en el personal que habrá llevarlo a cabo.

No siempre que se dice: "¡Esto es un equipo de trabajo!" el conjunto de personas reunidas en un mismo tiempo y espacio al que la frase refiere configura verdaderamente un equipo de trabajo. El solo hecho de nombrarla como tal no basta para que una simple sumatoria de individuos, carente de una historia de interacciones en común, alcance el estatuto de equipo de trabajo. Solamente habrá "equipo de trabajo" allí donde en la práctica pueda constatarse que hay "trabajo en equipo". Idéntica conclusión es aplicable, por ejemplo, a la categoría de "líder". Tampoco será líder cierto integrante de determinada organización por la mera circunstancia de que se lo designe como tal, sino que sólo podrá serlo quien sea destinatario de una efectiva acción de adjudicación (E. Pichon Riviére) por parte de los seguidores.

Entonces, ¿qué requerimientos son necesarios para que resulte insoslayable la implementación de un verdadero equipo de trabajo?
a) Que la actividad no pueda desplegarla un individuo solo.
b) Que aún cuando un individuo solo pueda cumplimentarla, efectuada por un equipo se alcance un nivel superior en cuanto a sus resultados.

Asimismo, cuando hablamos de trabajo en equipo dos elementos, al menos, jamás pueden estar ausentes: comunicación y colaboración.
El hacer en equipo se torna indispensable cuando para la realización de la tarea hacen falta intercambios comunicativos por parte de los sujetos y cuando la dinámica sólo funciona a través de acciones cooperativas entre los mismos.

Para concluir con esta primera entrega acerca de tan apasionante tema, diremos que los equipos de trabajo resultan especialmente relevantes dentro de procesos que albergan quehaceres no repetitivos y rutinarios, signados por la novedad y el cambio. Se trata de situaciones en las cuales los problemas a abordar revisten un grado de complejidad tal que no aceptan como solución fórmulas estandarizadas, sino que por el contrario demandan el aporte de miradas creativas e innovadoras. Por lo general estos equipos estarán compuestos por personas portadoras a la vez de perspectivas distintas y de mentalidades abiertas, ya que los mejores caminos a seguir surgirán como consecuencia de un diálogo fecundo en el que la disposición hacia lo diferente será lo que domine.

En INADEE contamos con una formación específica sobre Trabajo en Equipo y Cultura Organizacional.

 

Dr. Germán Risemberg

Contador, Psicólogo, Doctor en Administración (UNR)

Director de Consultoría y Coaching para Pymes de INADE

germanrisemberg@inadee.com

 

Quiero recibir más artículos como este
Tu Nombre

E-mail

Por favor, no te olvides de presionar el botón "Enviar ".
 

INADEE BLOG
inadee